personasDHpedia3.png


Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial

El Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial (International Day for the Elimination of Racial Discrimination) se celebra todos los años el 21 de Marzo, según fue aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la resolución 2142 (XXI), de 26 de octubre de 1966, titulada Eliminación de todas las formas de discriminación racial. Ese día, en 1960, la policía abrió fuego y mató a 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes de paises del apartheid que se realizaba en Sharpeville (Sudáfrica).

La ONU a través de este día quiere recordarnos su propósito de combatir y erradicar el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y todas las formas relacionadas de intolerancia que se llevan a cabo en diferentes partes del mundo. Por otra parte, las Naciones Unidas y la comunidad internacional han creado instrumentos de orden internacional para ayudar a la eliminación del racismo como la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial.

La resolución 2142 (XXI) también hace un llamamiento a los Estados Miembros para que, en lucha contra las prácticas discriminatorias, a fin de eliminar los prejuicios y las creencias erróneas tales como las ideas de superioridad de una raza sobre otra que inciten a esas prácticas, la educación y la cultura se orienten, y los medios de comunicación para las masas y las actividades literarias se estimulen, con tal objeto.

Origen del Racismo

21-march.jpg
La ONU declaró el 21 de marzo como Día internacional de la eliminación de la discriminación racial ya que hace 47 años, tal día como ese, se produjo la masacre de Sharpeville, en Sudáfrica, en la que murieron 69 personas y 300 resultaron heridas por la Policía sudafricana que abrió fuego indiscriminadamente contra una manifestación de hombres, mujeres y niños de raza negra que protestaban por la política del “apartheid”.

Aunque el racismo ha existido prácticamente desde siempre, etnias que se creían superiores a otras a las que esclavizaban, fue en el siglo XIX cuando tomó auge con las teorías de varios “científicos” que establecían diferencias entre una raza y otra, colocando a los blancos en un estrato superior. Joseph Arthur, escribió el “Ensayo sobre la desigualdad de las razas humanas” (1853-1855), siendo el primer teórico de las tesis sobre la supremacía de las razas arias, con lo que ese mito de superioridad ario no es originario de los nazis, ellos lo tomarían prestado siendo sus máximos defensores, pero no lo idearon. Ni siquiera fueron los únicos que apoyaban estas hipótesis de supremacía blanca sobre el resto de razas; en Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia tuvieron una gran aceptación. Es más, antes de la II Guerra Mundial, los Gobiernos occidentales no veían con malos ojos al nacional-socialismo, tan solo cuando supuso una amenaza para su imperialismo, especialmente los británicos.

A lo largo de la Historia se han producido varios holocaustos, no solo el judío: los españoles en América prácticamente arrasaron las culturas amerindias, los británicos en Australia con los aborígenes o en África donde, debido al colonialismo británico y francés, desaparecieron numerosas tribus.

Situación actual

Hoy en día el racismo sigue vigente en forma de insultos, guettos, negación de acceso a lugares públicos, exclusión, etc. Curiosamente, el continente donde el racismo es exacerbado en la actualidad es África, especialmente en Sudán y Zimbawe, donde ahora son las tribus negras las que persiguen a los blancos o los árabes a los negros, en fin, una verdadera locura que parece no tener fin. Pero lo peor no es el racismo en sí, por muy odioso que resulte. En la Alemania de la Segunda Guerra Mundial, todos sabían en el fondo lo que se proponían los nazis, pero nadie se atrevía a decir nada por miedo. Martin Luther King dijo en una ocasión: Cuando reflexionemos sobre nuestro siglo XX, no nos parecerán lo más grave las fechorías de los malvados, sino el escandaloso silencio de las buenas personas.
imagen.jpg
En 2008, en verano, dos niñas gitanas rumanas morían ahogadas en una playa de Nápoles. Hechos tan vergonzosos y lamentables sucedieron sin que nadie hiciese nada por ellas y sus cuerpos permanecieron durante horas cubiertos por toallas mientras la gente seguía bronceándose y bañándose como si nada.

Sergi Xavier, quién agredió a una chica ecuatoriana de 16 años de edad el siete de octubre de 2007, lo que fue recogido por las cámaras del vagón del metro de Barcelona, en el que viajaban y que sería emitido por todas las cadenas de televisión de Latinoamérica, solo se arrepintió de lo que hizo cuando se dio cuenta de las repercusiones legales que podría acarrearle, no del acto en sí. Insultó a la muchacha llamándole “zorra” e “inmigrante de mierda” a la par que le agredía salvajemente mientras hablaba con su teléfono móvil, como quién no quiere la cosa.

El Movimiento contra la Intolerancia en España denunció entonces que todos los años se producen miles de casos de verdadero racismo de los que varios cientos no suelen ser notificados a la Policía por los inmigrantes por miedo a sus agresores. En esta ocasión, en cambio, la Guardia Civil actuó ya que aunque la agredida ecuatoriana no quiso denunciar, de nuevo por miedo, los agentes comprendieron la situación, se hicieron cargo pero, por supuesto, detuvieron al agresor. Sin embargo, quedó libre en espera de juicio lo que clama al cielo: cómo una persona así puede andar por ahí como si nada mientras la chica recibía atención psicológica y no se atrevía a salir de casa.

De todos modos y sin justificar ese suceso, España no es de los Países más racistas, como asegura el Eurobarómetro o el Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia que ha observado, en sus encuestas, como el 73,7 % de los españoles opinan que la inmigración contribuye de modo importante al crecimiento económico. De todos modos, lo sucedido con la muchacha ecuatoriana o la experiencia de los sudamericanos que intentan sobrevivir en España, dan una imagen de este País bastante negativa en Hispanoamérica donde se ve a los españoles como prepotentes que prestan más atención a Europa a la que desean parecerse que a Iberoamérica a la que desprecian. No todos en Latinoamérica piensan así de los españoles pero es un sentimiento generalizado, sobre todo en aquellos Países donde las compañías multinacionales españolas monopolizan ciertos servicios.

El racismo es un problema más de nuestra sociedad actual y en momentos de crisis global se acrecienta ya que los inmigrantes acaban siendo vistos como invasores que roban puestos de trabajo aceptando cualquier condición laboral por infrahumana que sea y lo que nunca debemos dar lugar a que ocurra es un enfrentamiento entre etnias ya que los culpables son los explotadores que abusan tanto de inmigrantes como de nacionales del País; no podemos culpar de una situación de crisis económica a un colectivo que solo busca sobrevivir, a fin de cuentas lo mismo que los demás. Por lo tanto, el primer paso para erradicar el racismo es acabar con la explotación empresarial tomando medidas legales que la eliminen para, de este modo, una vez las condiciones sean las mismas para todos, poder convivir en igualdad y solidaridad interracial.

Vídeo

Vea también

Enlaces externos

Descargas

Convertir a PDF

  • Pulse el botón para convertir esta página a PDF, se abre una nueva página, espere a que aparezca el enlace de descarga "Download PDF File" púlselo para descargar el archivo.

Página creada por - Lara_889 Lara_889 en Mar 18, 2011 2:43 am. Última edición por - rafandalucia rafandalucia en Mar 9, 2013 1:19 pm. Total de ediciones en esta página: 21. DHpedia tiene 1588 páginas
Como.png
Comparte esta página con tus amistades y contactos, difunde derechos humanos en la red...
Imprime esta página